2-5. Diseño de una Webquest – parte 3

3. Crear las páginas web para los alumnos

Las páginas de los alumnos son las siguientes:

3.1. Inicio

En la página de inicio pondremos el título, nivel, área curricular, autor, dirección electrónica, alguna imagen relacionada que represente el contenido y un vínculo a The WebQuest Page (<http://edweb.sdsu.edu/WebQuest/>) para que otros profesores puedan acceder a las plantillas y materiales de formación sobre Webquest.

3.2. Introducción

Este documento está dirigido a introducir la actividad a los estudiantes. La introducción debe ser breve, clara, motivadora y que plantee un reto, una pregunta o un problema que deba ser resuelto. Si hay un escenario o juego de roles, es aquí donde hay que definir la escena. Si no hay una introducción motivadora, podemos utilizar esta sección para proporcionar un organizador avanzado corto o una visión general. El propósito de esta sección es preparar a los lectores y despertar su interés por la tarea, no contar todo lo que hay que hacer.

3.3. Tarea

En el apartado de la tarea se debe describir de manera clara y concisa cuál será el resultado final de las actividades de aprendizaje. La tarea puede ser:

  • resolver un problema o misterio;
  • formular y defender una postura;
  • diseñar un producto;
  • analizar una realidad compleja;
  • articular una intuición personal;
  • crear un resumen;
  • producir un mensaje persuasivo o un tratamiento periodístico;
  • crear una obra de arte;
  • cualquier cosa que requiera que los estudiantes procesen y transformen la información que han reunido;

Si el producto final implica el uso de alguna herramienta (i.e., la web, un video, PowerPoint, etc.), se debe indicarse aquí. En la tarea no deben incluirse todos los pasos que los estudiantes deben seguir para llegar al punto final. Eso pertenece a la siguiente sección, dedicada al Proceso.

3.4. Proceso

Esta sección ayudará a los alumnos a entender “qué hay que hacer” y en qué orden. Así pues, cuanto más detalle, mejor. Se suele describir los pasos utilizando la segunda persona.

En el proceso deben incluirse los recursos on-line y off-line que se utilizarán en cada paso. Se puede hacer de varias formas. Si se plantean varias tareas comunes a todos los miembros del grupo, cada tarea incluirá los correspondientes recursos. Si hay recursos diferenciados por roles, se deben describir los pasos del proceso de cada rol e incluir aquí los recursos correspondientes. En el caso de que algunos recursos sean comunes, para adquirir un conocimiento común antes de trabajar en función de cada rol, debe indicarse explícitamente. También, se pueden incluir algunos consejos sobre qué hacer con la información reunida. Esta ayuda puede incluir consejos sobre como utilizar diagramas de flujo, tablas-resumen, mapas conceptuales u otras estructuras organizativas. La ayuda puede adoptar la forma de una lista de comprobación de cuestiones a analizar con la información, o cosas en las que fijarse o sobre las que pensar.

3.5. Evaluación

En el apartado de evaluación debe describirse lo más concreta y claramente posible a los alumnos cómo será evaluado su rendimiento, si habrá una nota común para el grupo o calificaciones individuales. Se debe incluir la rúbrica de evaluación si se va a utilizar este método (más adelante se explica brevemente).

3.6. Conclusión

En la conclusión podemos escribir una serie de frases que resuman lo que han conseguido o aprendido los estudiantes completando la webquest. Puede incluir algunas cuestiones retóricas o vínculos adicionales para animarles a ampliar sus conocimientos.

3.7. Créditos y Referencias

Es conveniente incluir mención a las fuentes de todas las imágenes, música o textos que se han utilizado incluyendo vínculos a las fuentes originales. También deberíamos agradecer la ayuda que hayamos recibido en forma de otras webquest en las que nos hemos inspirado, páginas web de especial relevancia para la tarea, libros consultados, etc. También se debería incluir un vínculo a The WebQuest Page para que otros profesores puedan conseguir la última versión de las plantillas y ejemplos y materiales de formación.

4. Diseñar la evaluación

La evaluación proporciona, además de información y valoraciones sobre el grado de consecución de los objetivos predefinidos, una guía sobre qué es lo importante, lo que  “cuenta” de verdad, aquello sobre lo que los alumnos deben poner especial atención. Por tanto, la evaluación determina en buena medida qué hacen realmente los alumnos, a qué dedican su tiempo y esfuerzos. Los estudiantes que no comprenden lo que se les anima a conocer y cómo se espera que demuestren sus logros no serán capaces de participar completamente en la gestión de su propio aprendizaje.

Coherentemente con los principios constructivistas que fundamentan las webquest como estrategia didáctica, la evaluación de los alumnos se basa en los presupuestos de la “evaluación auténtica”, esto es, un proceso de evaluación en el que los conocimientos y destrezas adquiridos son medidos y valorados usando como contexto el mundo real, en lugar de mediante pruebas estandarizadas. También se habla a menudo de “evaluación de la actuación” de los estudiantes, es decir, de una manera de trabajar en el aula en la que el estudiante debe producir una respuesta o un producto que demuestre los conocimientos o destrezas que ha adquirido.

Dos de las técnicas habituales asociadas a la evaluación auténtica y de la actuación son los portafolios y las rúbricas de evaluación. Los portafolios son colecciones sistemáticas de muestras del trabajo del estudiante, registros de observación, resultados de pruebas, etc. de un periodo de tiempo determinado con el propósito de evaluar el desarrollo y el grado de consecución de los objetivos. Las rúbricas son sistemas descriptivos de puntuación que guían el análisis de los productos y procesos de los estudiantes en base a grados de dimensiones clave  preestablecidas de antemano. Los portafolios, electrónicos o en papel, tienen una orientación más a largo plazo (un curso, por ejemplo), por ello, prácticamente todas las webquest proponen una rúbrica de evaluación que analiza principalmente el producto final elaborado por los estudiantes. Con esta rúbrica podemos evaluar el rendimiento de los alumnos valorando, durante la presentación, cada dimensión de cada multimedia. El procedimiento podría ser:

  1. Previamente, al explicar a los alumnos el trabajo a realizar, les daremos una copia de la rúbrica para que sean conscientes de los aspectos que serán objeto de evaluación y del peso que  tienen en la calificación final.
  2. Junto con el multimedia terminado, deberán entregar una copia de la rúbrica rellena con su propia auto evaluación.
  3. A medida que los grupos de trabajo presenten el multimedia que han realizado ante la clase, cada grupo evaluará al resto de compañeros mediante una copia de la rúbrica en la que escribirán los nombres de los compañeros cuyo multimedia evalúan.
  4. El profesor también evaluará el trabajo mediante la rúbrica.
  5. Todos pueden hacer preguntas para aclarar aspectos del trabajo o del producto para su valoración.
  6. La nota final será el resultado, por ejemplo, de promediar la autoevaluación, la valoración de los compañeros y la del profesor (de acuerdo con la fórmula o factores de corrección que se consideren oportunos). La nota numérica debería acompañarse siempre de comentarios sobre los aspectos mejorables del trabajo. En ocasiones, una copia de las rúbricas del profesor y los compañeros con comentarios al margen puede ser suficiente como  retroalimentación.

Dodge (1997) señala las siguientes ventajas en el uso de rúbricas de evaluación en las Webquest:

  • Permite que la evaluación sea más objetiva y consistente.
  • Obliga al profesor a clarificar sus criterios en términos específicos.
  • Muestra claramente al estudiante qué se espera de él y cómo será evaluado su trabajo.
  • Hace que al estudiante sea consciente de los criterios para valorar el rendimiento de sus compañeros.
  • Proporciona retroalimentación útil sobre el efecto de la enseñanza.
  • Proporciona indicadores para evaluar y documentar el progreso de los estudiantes.